La casa ciega I

<<La maté […] Tuve muchas razones para hacerlo […] Pero
después, cuando me descubrieron y me vi en los diarios, me di cuenta de
que en el fondo lo había hecho para eso, para que se supiera, para dar
miedo. Para que […] se cagaran de miedo al pensar en mí>>.
El Hombre Frío, Horacio Vázquez-Rial

Bajo el título genérico La casa ciega, la editorial Edaf ha publicado varios volúmenes que recogen los mejores cuentos de género negro en lengua española. Los tres relatos que integran el primer volumen de esta colección tienen un denominador común: la gran ciudad, escenario preferido de la narrativa criminal. Andreu Martín no concreta la ciudad, pero bien podría ser su Barcelona natal; Rafael Martínez Heredia, localiza su historia en los suburbios de México D.F., mientras que Horacio Vázquez-Rial la centra en la ciudad bonaerense.
La selección de los cuentos corre a cargo de Fernando Martínez Laínez (Premio Algaba 2007), quien tiene sobrados conocimientos sobre historias de asesinatos, ya que en su libro Crímenes sin castigo relata once homicidios denominados “perfectos”, es decir, a los que no se ha encontrado autor convincente. Por ello, quién mejor que Laínez para prologar este libro, en cuyas páginas señala acertadamente que <<el misterio conectado al género policiaco es típicamente urbano, nace y se desarrolla en las aglomeraciones ciudadanas, enajenantes y mastodónticas, que componen un sustrato definitorio de la civilización global contemporánea>>.
El escritor catalán Andreu Martín (Barcelona, 1949) abre el presente volumen con el cuento Piensa Mal, una historia de celos llevada hasta sus últimas consecuencias. Ambrosía es una mujer que despierta la desconfianza de todos los hombres: su marido, su amante, su viejo vecino, el tendero…

El escritor Rafael Ramírez Heredia (Tampico, México, 1942) -galardonado con el Premio Dashiel Hammet por su novela La Mara, inspirada en el grupo pandillero centroamericano Mara Salva Trucha- , nos introduce en el México peligroso, en los barrios conflictivos donde los grafiteros se dedican a escribir en los muros las leyendas que necesitan ser contadas. Noche pintada en los muros narra la historia del Niño del Diamante, dibujada por los grafiteros. Un relato extendido por los muros del centro histórico de Ciudad de México de la que emana venganza.
Cierra este primer volumen el relato El hombre frío de Horacio Vázquez-Rial (Buenos Aires, 1947), una historia de asesinos y víctimas, de torturadores y torturados que irremediablemente nos recuerda a la dictadura política vivida en aquel país.

Agradecimientos a Editorial Edaf

Sara Roma
literariacomunicacion@yahoo.es  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: