Tiene delito

Cada género se caracteriza por tener un personaje que le es propio, sin embargo el malo tiene cabida en todos los formatos cinematográficos. Ya sea el western ( el género del que pudo nacer el primer villano), el policiaco, la comedia…, en todos cabe un malvado, un antihéroe que contrarreste el éxito del protagonista y ponga a prueba siempre sus habilidades con constantes argucias. Incluso el mismísimo Woody Allen ha sucumbido en más de una ocasión a los delitos y faltas.
Porque los malos también gustan, Tiene delito nos invita a recordar las películas donde los villanos han ejercido un papel predominante. Los gángsteres y corruptos poseían un género exclusivo, el llamado cine negro o policíaco, cuyo surgimiento se vio influenciado por las noticias de asesinatos que comenzaron a llenar las portadas de los diarios norteamericanos, motivo suficiente por el que en la década de los treinta floreció este género liderado por la famosa película La ley del hampa. Y con el género negro Fernando Marañón (Madrid, 1968) comienza su libro y no se equivoca al decir que la novela, el cine y <<la vida norteamericanos han dejado para la Historia una galería de personajes que aún hoy conforman gran parte de la mitología moderna>>.
El cine de gángster fue decayendo, pero dio paso en los sesenta al serial killers encarnado en la figura del psicópata, cuyo máximo exponente ha sido y seguirá siendo Hanibal Lécter.
La semilla del mal brota en paisajes oscuros y siniestros, pero también en escenarios hogareños y seguros. El mal se esconde en el rostro del amable vecino, del niño ingenuo, de una sensual mujer y de un policía que al final suele ser sobornable y corrupto.
La maldad, entonces, no es sólo cosa de hombres sino también de mujeres. Incluso ellas, con su astucia, suelen actuar de manera más discreta. La maldad se esconde bajo un rostro bonito y un cuerpo deseable. Ya lo decía la rubia de oro, Mae West, <<cuando soy buena, soy buena. Cuando soy mala, soy mejor>>. Y la galería de malas están pobladas en su mayoría por rubias: Marlene Dietrich, Lauren Bacall, Kathleen Turner, Sharon Stone…Así las prefería también el inigualable Alfred Hitchcock, llegando a crear el denominado “suspense rubio”.
Con un estilo desenfadado y ameno, Marañón hace un repaso de las películas y personajes donde el delito y la maldad son el eje central. Como señala Alfonso Mateo Sagasta en el prólogo, este libro es el paradigma del <<cine mismo convertido en buena prosa, las imágenes hechas palabras, el celuloide llevado al papel>>. Fernando Marañón es más que el escritor de estas páginas, también es el ilustrador. No en vano, se puede decir que Tiene delito surgió más como una idea pictórica, puesto que durante muchos años se dedicó a realizar una serie monográfica de láminas que con el tiempo fue tomando cuerpo hasta convertirse en este libro.
Ante todo el lector, que suponemos es también un buen cinéfilo, se deleitará leyendo este volumen dedicado al cine americano en general y a los antihéroes y villanos que lo pueblan, en particular. Mafiosos, mujeres perversas, policías corruptos, asesinos, delincuentes…Un sinfín de personajes que recrean el lado más vil y canallesco de la sociedad, sobre todo de la América del siglo XX. Por algo el delito es el argumento más utilizado en la historia del cine.

Agradecimientos a Editorial Nowtilus.

Sara Roma,

literariacomunicacion@yahoo.es

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: