Bebé en forma, bebé inteligente

Más de veinte años de investigación han probado que una actividad física vigorosa puede tener efectos favorables en el corazón, la circulación, los pulmones, el peso, el tono muscular, etc. Por tanto, si es buena para los adultos también es beneficiosa para nuestros hijos.

 Todos los niños de este mundo, en el momento de nacer, tienen una inteligencia potencial mayor que la que Leonardo da Vinci utilizó en toda su vida.

Esa inteligencia potencial, inherente en el momento del nacimiento, comienza por la función física.

Bebé en forma, bebé inteligente (Ed. Edaf, 2012)  quiere ilustrar a todos los padres y futuros padres que la integración de la actividad física en la vida de los más pequeños puede repercutir positivamente en sus procesos de crecimiento cerebral y en la organización neurológica. Alcanzar la excelencia física no es algo restringido a unos pocos privilegiados sino que cualquiera lo puede conseguir porque es un derecho inherente desde el mismo momento del nacimiento.

Bruce Hagy y los hermanos Glenn y Douglas Doman, autores del libro, han estudiado la movilidad humana durante décadas en el Instituto para el Logro del Potencial Humano de Filadelfia, poniendo en práctica sus teorías en miles de recién nacidos y pequeños que han aprendido en su centro las primeras destrezas motoras (arrastre, gateo y primeros pasos), lo que les ha llevado a plasmar sus experiencias en numerosos libros. Bebé en forma, bebé inteligente está escrito para potenciar la movilidad temprana en los bebés y favorecer el desarrollo cerebral y físico.

Durante décadas se ha creído erróneamente que los niños inteligentes nacían de padres inteligentes. Sin embargo, hoy sabemos que no es así. El recién nacido posee 100.000 millones de neuronas que apenas están conectadas entre sí pero que se van uniendo a cada descubrimiento que realiza. Por ello, la atención y el cariño que reciba de sus padres serán fundamentales en el desarrollo de su inteligencia.

¿Cómo Ellen y otros niños, protagonistas de los casos que se exponen, han llegado a una visión tan sana, creativa y holística del mundo? La respuesta es que son el producto de sus padres y del personal de los Institutos. Ninguno de los progenitores era gimnasta, tampoco sabía tocar ningún instrumento musical, ni leer y escribir un idioma difícil como el japonés. Sin embargo, sus hijos sí han conseguido ser extraordinarios y extremadamente capacitados. Por eso, el éxito alcanzado a través de sus programas durante décadas sigue siendo un aval más que suficiente para que miles de padres y madres de todos los países del mundo sigan acudiendo a sus institutos para cursar sus programas.

El crecimiento y el desarrollo son producto del uso. Cuanto mayor sea el uso de las vías motoras y sensoriales del cerebro durante un periodo de tiempo concreto, mayor será el crecimiento físico del cerebro que se producirá. El cerebro crece con el uso exactamente igual que lo hacen los músculos.

El pionero neurofisiólogo ruso Boris Klusovskii, que fue Jefe de Neurocirugía en la Academia de Ciencias Médicas de la antigua URSS, demostró hace un siglo que los cachorros de perro y de gato recién nacidos aumentaban en gran medida su crecimiento cerebral entre los diez y veinte primeros días de vida cuando se les exponía a una estimulación vestibular muy moderada.

En este sentido, las formas de inteligencia humana (visual, auditiva, móvil, táctil y comunicativa) “están totalmente interrelacionadas y dependen unas de otras en un alto grado” y lo que más sorprendió descubrir a los autores fue el hecho de que la excelencia en estas “formas de inteligencia no era heredada como todo el mundo creía, sino que en todas ellas era adquirida”

Hasta la publicación de este libro, el número de padres que tenían los conocimientos específicos sobre cómo enseñar a sus bebés a alcanzar la excelencia estaba limitado, pero gracias a la publicación de Bebé en forma, bebé inteligenteesta preciada información está disponible para toda aquella persona que quiera potenciar la inteligencia física de sus hijos, algo que afirman con total rotundidad si al bebé se lo dota de “todas las oportunidades posibles y si no desperdicia ni un momento de su vida”.

Cada uno de los capítulos —dividido según los estadios o fases de movimiento por las que atraviesa un bebé en los primeros años de vida— que componen el libro cuenta con una sección dedicada a la competencia manuel para cada parte del cuerpo con el fin de desarrollar y potenciar las habilidades del bebé a la vez que su inteligencia manual. Así, su primer movimiento vendrá por el arrastre; antes del primer año de vida habrá aprendido a incorporarse y a gatear; y con ello, ya estará preparado para caminar. Bebé en forma, bebé inteligente se completa con una serie de apéndices para enseñar a construir una pista de arrastre, un trapecio, una barra de equilibrio o una escalera de braquiación que les resultarán muy útiles para poner en práctica con sus hijos cada uno de los ejercicios que se indican.

Los autores explican con claridad y de manera gráfica cómo desarrollar y afianzar cada fase y cómo crear un entorno agradable y favorable para ayudar al niño a ir superando cada uno de los estadios. Todo ello de una manera divertida, positiva e inspiradora, elogiando y reconociendo los logros y potenciando el deseo de explorar y descubrir todo lo que puede brindarnos la movilidad.

Bebé en forma, bebé inteligente es un libro escrito con la pasión y la sabiduría de tres investigadores que han dedicado toda su vida al estudio del desarrollo cerebral y físico a edades muy tempranas con el firme convencimiento de que generaciones futuras progresarán y realizarán hazañas impensables en otros tiempo porque  “la movilidad y la función manual humanas están inextricablemente unidas a la inteligencia”.

Si quieren saber cómo conseguir esos logros intelectuales a la vez que los físicos, no dejen de leer esta obra que es el fruto del esfuerzo y la investigación que han mantenido a sus autores ocupados durante medio siglo y que, como afirma Glenn Doman, “me sentiré más esperanzado en lo que respecta al mañana sabiendo que hay un niño del Renacimiento más creciendo por ahí para convertirse en un adulto que se sentirá más seguro que los demás, un adulto para la eternidad…”

Ficha técnica
Título: Bebé en forma, bebé inteligente
Autores: Glenn Doman, Douglas Doman y Bruce Hagy
ISBN: 978-84-414-3184-3
Referencia: 111034
Colección: Sentirse bien. Tu hijo y tú
Precio: 25,00 €
Características: 19 x 23 cm. Rústica
Páginas: 304

Agradecimientos Edaf.

Sara Roma,

literariacomunicacion@yahoo.es 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: