Una venganza aplazada

Los secretos […] queman los tejidos de la vida […] pero también confieren una tensión […] Te obligan a seguir viviendo. Mientras uno tenga algo que hacer en esta tierra, se mantiene con vida.

Dos hombres ancianos, que de jóvenes habían sido amigos inseparables, se citan tras cuarenta años sin verse. Konrád ha pasado mucho tiempo en Oriente; en cambio, el general Henrik, ha permanecido todos estos años en su castillo. Pero ambos han vivido deseando que llegara este momento, pues entre ellos se interpone un secreto de una fuerza singular.

El “último encuentro” tendrá lugar en un pequeño castillo de caza en Hungría, al pie de los Cárpatos, cuyos salones acogieron en gloriosas épocas las más elegantes veladas amenizadas por los acordes de Chopin. Es una vivienda donde el fulgor de los momentos pasados está impreso en cada objeto, porque “todas las casas donde vive gente tocada por la pasión con toda su fuerza se llenan de este contenido impreciso”. Sin embargo, ahora su aspecto ha cambiado radicalmente, la guerra la ensombrece, eclipsándola. Europa vuelve a incendiarse por segunda vez, pero para Konrád se trata del mismo fuego, solo que ahora arde con más frenesí. Y en su alma sigue ardiendo la misma pregunta, “una pregunta que no han podido apagar ni el tiempo transcurrido ni las cenizas de dos guerras”.

La memoria lo pasa todo por su tamiz mágico. Resulta que después de diez o veinte años te das cuenta de que algunos acontecimientos, por más importante que hayan parecido, no te han cambiado absolutamente en nada. Un día, sin embargo, te acuerdas de una cacería, del detalle de un libro o de esta sala.

En el ocaso de sus vidas, Henrik y Konrád se acuerdan de muchas cosas. ¿De qué conversan una noche de verano hasta altas horas de la madrugada? ¿Acaso de lo que han sido sus vidas el tiempo que han estado separados? No. Solo hablan de la verdad. Todo converge en un duelo sin armas cuyo punto en común es el recuerdo imborrable de una mujer.

En El último encuentro (Salamandra) Sándor Márai (1900-1989) plantea la búsqueda de la verdad como fuerza liberadora, como soporte ético imprescindible para sobrellevar el transcurso de una vida. Una novela con un marcado carácter filosófico en la que se aborda la existencia humana como algo que se construye y se invoca para que no escape lo que tiene que ocurrir porque, como asegura Henrik, “la fatalidad entra por la puerta que nosotros mismo hemos abierto, invitándola a pasar”. Y esa peculiar correspondencia es la que ata a dos personas y les asigna un mismo destino, pues para Márai la amistad se parece a la unión fatal de los gemelos: “huyan donde huyeren seguirán sabiendo el uno del otro todo lo que resulte importante”.

Márai estructura y engarza esta novela de manera habilidosa para contar una historia que transcurre en apenas veinticuatro horas, que se detalla en casi doscientas páginas, pero que al lector no le resultará tediosa. No obstante, se sugiere una lectura sin premuras, lenta y minuciosa, para recrearse en los ambientes exquisitamente recreados, para descubrir la singularidad de sus dos protagonistas, sin perder de vista secundarios presentes, como la vieja nana, Nini —que conoce de sobra a Henrik porque lo ha compartido todo “hasta el olor a moho de la casa”—, y otros ausentes como Krisztina.

Henrik y Konrád son dos personajes antagonistas (el primero está preparado para la disciplina y la guerra; el segundo, para la música), cuya naturaleza los obliga a medir sus fuerzas en el último duelo de sus vidas. Otro escritor hubiera recurrido a un estilo barroco y profuso; sin embargo, Sándor Márai emplea una prosa sencilla, sin artificios pero que transmite una tensión palpable línea tras línea, a medida que vamos avanzando y nos dejamos capturar —como lo hace el pequeño insecto que cae atrapado en una tela de araña— porque así se siente el lector en esta novela: subyugado por el odio y la pasión de estos viejos amigos constreñidos a indagar en lo más profundo de su ser.

Hay frases en este libro que siguen persiguiéndote aún después de terminar su lectura. Locuciones que funcionan como una plegaria y requieren insistentemente releerlas una y otra vez, hasta que te taladran el sentido, se apoderan de ti y, cuando quieres darte cuenta no logras discernir si las aprendiste, si fueron siempre tuyas o si pertenecieron antes a otra persona.

¿Qué importan, al final de la vida, la verdad y la mentira, el engaño y la traición? Mucho. “Porque hay un duelo en la vida, librado sin sable ni espada, para el cual merece la pena prepararse bien”. Y el general lleva demasiado tiempo esperando este encuentro pues ni siquiera los cuarenta años que lo separan de la última vez que vio a Konrád, le han valido para disipar el deseo de venganza. “Esa espera”, asegura el general, “lo mantiene a uno con vida”.

Sobre el autor

Sándor Márai (1900, Kassa, Hungría- 1989, San Diego, California) comenzó ejerciendo como periodista pero pronto se sintió dominado por la literatura y en la década de 1930 ya había conseguido labrarse un gran prestigio, casi comparable al de Thomas Mann o Stefan Zweig. Su popularidad comenzó a verse resentida tras la Segunda Guerra Mundial y la consecuente ocupación soviética de Hungría. Tildado de “burgués” por los comunistas, Márai abandonó definitivamente su país en y emigró a Estados Unidos. Esta decisión provocó que su obra fuera prohibida en su país de origen, condenando al ostracismo a quien hasta ese momento era considerado uno de los escritores más importantes de la literatura centroeuropea.

Habrían de pasar varias décadas, hasta el ocaso del comunismo, para que este extraordinario escritor fuese redescubierto en su país y en el mundo entero. Paradójicamente, Sándor Márai se suicidó en 1989, pocos meses antes de la caída del muro de Berlín.

La editorial catalana Salamandra ha realizado una encomiable labor traduciendo y publicando  sus más destacadas obras, entre las que destacan La mujer justa, La gaviota y La extraña.

Datos técnicos:

Título: El último encuentro
Autor: Sándor Márai
Colección: Narrativa
Título original: A gyertyak csonkig egnek
Traducción: Judit Xantus Szarvas
ISBN: 978-84-7888-601-2
Pags.:192
Tipo edición: Rústica
Precio: 16,00 €

Sara Roma,

literariacomunicacion@yahoo.es 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: