Ourika

Pocas novelas breves dejan una sensación tan honda como esta de la que les voy a hablar.  Se trata de  Ourika (Sexto Piso, 2011), un relato de 40 páginas que rescata Sexto Piso y cuyo valor se duplica por el prólogo y el epílogo que lo complementan. La obra narra la historia real de una pequeña que es salvada de la esclavitud en Senegal gracias al gobernador francés Boufflers que estuvo residiendo en el país hasta 1787 quien se mostró sensible al drama de la esclavitud y en el transcurso de su misión  envió a Francia, como regalo a amigos y conocidos, a más de un niño de color. Pero sería su última adquisición, Ourika, la pequeña esclava destinada a los príncipes de Beauvau, la que dejaría memoria de sí misma, desafiando con su infelicidad la buena conciencia de la ilustración e inspirando a Claire Duras esta novela.

Criada como una hija, Ourika es feliz hasta que toma conciencia de su raza en una Francia llena de prejuicios que ni la revolución es capaz de romper. La situación cambia radicalmente cuando contrae matrimonio el nieto de su benefactora, a quien ella ama pero solo puede manifestar su cariño como hermana.

Claire de Duras se reconoce en su dolor y gracias a ella, una joven negra enferma toma la voz en esta novela para relatar en primera persona este aislamiento al que había sido condenada por la sociedad más cosmopolita europea. Aunque Madame de Duras no hubiera sabido nunca lo que era sufrir rechazo por una cuestión racial, le unía a su protagonista el dolor de amar a alguien con quien no puedes estar. En efecto, Claire mantuvo una relación especial con Chatoubriand. Para el diplomático francés, su relación era pura amistad, pero Duras lo veía con otros ojos y así se lo confió a su íntima amiga Madame de la Tour du Pin quien le echó en cara tal exposición al ridículo y le aconsejó que se alejara del hombre que le causaba tal tormento.

«Marchaos, querida amiga –le escribía el 17 de enero de 1812- y calmad vuestro corazón. Alejad de vos si os es posible, el pensamiento de este hombre que es vuestro tormento; no soy tan insensata como para pediros que sintáis por él solo amistad, porque sé que esto no es posible, pero, como creo que vuestra mente es mucho más exaltada de lo que es culpable vuestro corazón, tengo confianza en la obra del tiempo».

Las  duras palabras que pronunció su amiga no quedarían impunes para Madame de Duras quien se vengaría del proceso inquisitorio al que la había sometido, inspirándose en ella para escribir uno de los episodios clave de Ourika. Al obligarla a tomar conciencia de la naturaleza culpable del sentimiento que experimenta por su hermano adoptivo muestra que la sinceridad de «la marquesa de…» aunque esté movida por las mejores intenciones, puede transformarse en violencia y generar desastres. Pero lo más importante de todo, es que esta personalidad novelesca procurada por la escritora francesa es la que proporciona a Ourika una nueva patria, la del imaginario romántico, en la que será ciudadana de pleno derecho.

Si dos siglos después de su publicación esta novela aún logra conmovernos, se debe a la riqueza de sus reflexiones y a los interrogantes que plantea sobre la educación, la moral y la fe que, quedan demostradas, que no bastan para hacer iguales a los individuos. Como señala Benedetta Craveri en el epílogo, “lo que distingue a Ourika de las muchas historias sentimentales de las que era rica la narrativa femenina de su tiempo, lo que confiere a la novela una dimensión trágica, no es sólo el color de la piel de la heroína, sino el capricho del azar”.

Ourika es el paradigma de una mujer inteligente que vive atrapada entre su condición racial y su educación europea, una situación que puede extrapolarse a cualquier miembro de una minoría inmersa en una envidiosa y miope cultura dominante.

SOBRE LA AUTORA

CLAIRE DE DURAS (1777, Brest, Finistère – 1828) fue una duquesa y escritora francesa del siglo XIX. Fue muy conocida y admirada en la Francia post-revolucionaria por su famoso salón literario donde cultivó amistad con Chateaubrian, Madame de Stäel y otras figuras importantes de la época que le profesaron una gran admiración.

Fue en 1820 y con cuarenta años cumplidos, cuando Madame Duras nace para la literatura, creando solo tres novelas pero que marcaron una huella indeleble en el público de la época, pues como nos recuerda Chateabriand, fue una mujer que supo conjugar «la fuerza del pensamiento de madame de Staël y la gracia del talento de Madame de La Fayette». Ourika fue publicada anónimamente en 1823, después de haber publicado un año antes su primera novela, Olivier. En sus obras, Claire de Duras aborda problemas complejos y controvertidos, a partir de personajes marginados por esa sociedad convulsa en la que vivió.

La autora ha sido reivindidada en estos últimos años por su origininalidad y su vigor como escritora, lejos del sentimentlismo de sus coetáneos, y no sólo por las feministas, pues el mismo John Fowles, que prologa esta obra, se basó en Ourika  para escribir La mujer del teniente francés.

FICHA TÉCNICA

Título: Ourika
Autora: Claire de Duras
Año de publicación: 2011.
Editorial: Sexto Piso
Formato: 11 x 17 cm.
ISBN: 978-84-96867-79-6
Traducción: Lluís Maria Todó
Categoría: Novela

Sara Roma,

literariacomunicacion@yahoo.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: