Doctor Johnson, supongo

Hacia 1750, el pensamiento ilustrado incorporaba nuevas ideas y se enriquecía con propuestas de otros campos del conocimiento. El Liberalismo dio paso a una tendencia política y económica que respondía a los anhelos y necesidades de la burguesía, la responsable de las grandes revoluciones del siglo XVIII. El primer triunfo político de esta nueva corriente intelectual se alcanzó con la independencia de las trece colonias británicas de Norteamérica, uno de los hechos en los que se enmarca esta obra teatral, protagonizada por el doctor Johnson.

Samuel Johnson (1709-1784) fue una de las figuras literarias más importantes de su tiempo. Devoto anglicano y conservador, se granjeó el título de “el hombre de letras más distinguido de la historia inglesa”. Hoy día es recordado gracias a la biografía que escribió su amigo James Boswell (Vida de Samuel Johnson) por la cual sabemos que fue un brillante orador cuyos discursos estaban plagados de aforismos.

En 1773, Johnson realizó un viaje a las islas occidentales de Escocia y a las Hébridas junto a su amigo Boswell. Este viaje, que quedó plasmado en el libro A Journey to the Western Islands of Scotland (1775), servirá a C. K. Chesterton para localizar y ambientar su obra El juicio del doctor Johnson (Sexto Piso, 2009).

El Juicio del doctor Johnson es una comedia teatral en tres actos que trata sobre un matrimonio de espías norteamericanos que desembarcan en las islas Hébridas con una secreta misión: establecer contacto con la sociedad inglesa para tomar el pulso en lo referente a la guerra de Independencia de Estados Unidos. Posteriormente, la pareja se instalará en Londres, donde se verá inmersa en un enredo político que pondrá a prueba tanto sus ideales como su amor, y en el que la simulación es requisito de supervivencia. El mensaje central es que en la vida se deben relativizar las disputas políticas (el derecho de la mayoría, la rebelión para imponerse a la tiranía) y dar mayor valor a las relaciones familiares. Esta obra es, por tanto, una parábola del liberalismo y la tolerancia frente al radicalismo. Pero no se equivoque el lector al temer aburrirse, pues C.K. Chesterton siempre se caracterizó por un estilo basado en la paradoja, la ironía y la parodia. Y en esta obra se prodigan. Ya en el preámbulo, Chesterton manifiesta su deseo por aclarar que “los comentarios del doctor Johnson aparecen esparcidos entre parodias de sus dichos”, aunque la explicación principal es que se trata de una “ficción, inventada por alguien que deseaba dar con una trama para una obra teatral”.

Con respecto a los personajes, el doctor Johnson es el principal y destaca por su sagacidad y sus comentarios irónicos. En contra de él, tenemos al matrimonio de espías formado por John Swallow Swift y Mary Swift, quien es ridiculizada por aparentar ser una mujer puritana pero comportarse como una entrometida que confunde la libertad con libertinaje y, Chesterton la definirá -en boca de Draper- como “la reina de la fiesta” y  en alusión a ella este personaje dirá que “siempre son los más tranquilos y reposados los que nos sorprenden” (p. 80). Mary encarna los valores revolucionarios; en cambio, su esposo aparece como un pusilánime sin fuerza ni valor para enfrentarse con coraje a aquellos que lo amenazan, poniendo en riesgo su matrimonio y su integridad física.

La bala que mata a un hombre es poca cosa. La píldora que le salva la vida es poca cosa. Sólo con la debida conciencia de las pequeñeces demuestra un hombre que está debidamente vivo.

Lo más destacado de El juicio del doctor Johnson es el argumento -que mantiene la tensión y la incertidumbre en torno al matrimonio Swift-, salpicado de paradojas y grandes dosis de humor; sin menoscabo de los diálogos irónicos que provocan la hilaridad en el lector. Por momentos, incluso, pueden llegar a ser densos porque están plagados de metáforas. Sin embargo, se echan en falta algunas acotaciones que faciliten la comprensión de la obra teatral. Me refiero a notas a pie de página por parte del traductor que servirían para comprender el marco y los espacios en los que se desarrolla la obra. En este sentido, no hubiera estado de más que al comienzo, por ejemplo, se explicara que la misma tiene lugar en el ambiente histórico de la Revolución Francesa, la Independencia de las trece colonias británicas y las luchas independentistas de Hispanoamérica, como también una breve anotación que explicase lo que era Club del Fuego del Infierno, pues las sociedades secretas empezaron a proliferar en aquella época.

En definitiva, El juicio del doctor Johnson es una oportunidad para conocer la faceta de dramaturgo de Chesterton, que ha pasado a ser recordado como el creador del Padre Brown. Pero para obtener mayor placer con su lectura, recomiendo que antes de sumergirse en ella, los lectores que no conozcan la biografía de Samuel Johnson y la época en que se desarrolla esta historia, se documenten. Eso sí, no esperen descubrir el momento más feliz del doctor, “un incidente que todo lector de seguro buscará con ahínco en el libro”.

FICHA DEL LIBRO
Título: El juicio del Dr. Johnson
Autor: Chesterton, G. K.
ISBN: 978-84-96867-46-8
Editorial: Sexto Piso
Colección: Clásicos Sexto Piso
Categoría: Teatro
Año de publicación: 2009
Páginas: 112
Precio: 11€


Sara Roma,

literariacomunicacion@yahoo.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: