Caperucita no sabe pasar desapercibida

Yo sabía por experiencia propia cómo era aquello. Empezaba uno, uno que tenía gran influencia y que por cualquier razón te la tenía jurada, y al final se le acaba uniendo toda la clase, aunque solo fuera por puro aburrimiento.

Al otro lado de la pantallaLuis es el típico chico inteligente, guapo y popular. Su vida parece sacada de los anuncios de Donuts: día redondo tras día redondo. Un día, en una fiesta botellón a la que acude con el resto de compañeros de clase, se pasa un poco con la bebida y acaba siendo objeto de burla por parte de algunos: le pintan la cara, le tapan la boca, lo maniatan y lo dejan durmiendo tras un banco del parque. Una oleada de rencor provoca que su mejor amigo, Juan Carlos, saque unas fotografías en aquel lamentable estado para enseñársela y así hacer que se avergüence de beber tanto. Pero las imágenes llegan a la persona menos adecuada y ahí empieza la peor de sus pesadillas.

Luis está siendo el blanco perfecto del ciberacoso, un nuevo término con el que se denomina al acoso escolar clásico canalizado a través de las nuevas tecnologías: móvil, correo electrónico, perfiles sociales, etc. Sus compañeros de clase, su profesor de informática, sus padres…Todos se sienten responsables de la pesadilla que vive al otro lado de la pantalla. Miedo, indiferencia, cobardía, amor… son algunas de las razones que los paralizan, impidiéndoles reaccionar a tiempo. Hoy una sola pregunta resuena en su mente: ¿yo también pude pararlo?

Este es el tema que da pie a la trama de Al otro lado de la pantalla (SM), primera novela de la joven Alba Quintas Garciandia (Madrid, 1994), galardonada con el Premio Jordi Sierra i Fabra para Jóvenes 2012 por aportar una interesante reflexión sobre la responsabilidad que tiene cada cual en las situaciones de acoso. En este sentido, nos encontramos ante una obra es coral narrada desde distintos puntos de vista: cada uno de los personajes escribe un capítulo, lo que la hace mucho más atractiva y redonda.

Juan Carlos, el mejor amigo de Luis es quien toma la palabra y nos cuenta la versión de los hechos, teniendo en cuenta que asume su responsabilidad en un asunto del que “jamás dejaré de arrepentirme”, asegura. Él y su amigo Luis son los verdaderos héroes de esta historia. Son buenos estudiantes, son sociables y además tienen cierto éxito entre las chicas. Eran “como Batman y Robin, como Merry y Pippin, como Luke y Han Solo”, nunca discutían ni se fallaban el uno al otro. Hasta que sucedió aquel desagradable incidente. Por eso se siente tan culpable.

Junto a ellos se ven implicados otros personajes arquetipos: el de la chica masoquista perdidamente enamorada de un novio que no la trata bien (Estrella); el del empollón o empollona a quien le cuesta relacionarse con los demás (Juan Carlos y Natalia); el del líder repetidor y mal estudiante (Álex) al que no puedes ignorar si quieres ser aceptado en el instituto, etc. Aunque a priori parecen estereotipos, a lo largo de la obra se demostrará que son dimensionales porque contienen valores, actitudes y emociones que los hacen más complejos, más humanos.

Al otro lado de la pantalla sorprenderá a los lectores por reflejar una peligrosa verdad: la facilidad que tienen algunos para tratar con las nuevas tecnologías, un campo inseguro donde no existen las reglas ni está garantizada una mínima protección. ¿Conocen los padres las Webs que visitan sus hijos y con quiénes chatean? ¿Hasta qué punto la preocupación de los progenitores justifica que se quebrante la intimidad de los hijos rastreando las páginas o abriendo su correo electrónico? En resumidas cuentas, es un aviso sobre los peligros que conllevan el abuso y mal uso de las redes sociales y de la importancia de preservar nuestra imagen porque “a través de la pantalla también se puede hacer mucho daño”.

Dirigida a lectores de entre 14 y 18 años, esta ópera prima de Alba Quintas, una de las voces más jóvenes de la literatura juvenil, es un relato coral muy recomendable porque aborda diversos temas que preocupan a los jóvenes de estas edades: los primeros amores, las primeras relaciones sexuales, la incertidumbre, la desidia y la apatía que genera a algunos jóvenes enfrentarse a un futuro incierto…

Al otro lado de la pantalla es un cuento moderno de ciberacoso con moraleja: “en la vida real no ganan las caperucitas, ni aparece ningún cazador para salvarnos. En la vida real ganan los lobos”.

Puedes leer el primer capítulo de la novela por cortesía de SM.

FICHA TÉCNICA
Autor: Alba Quintas Garciandia
Título: Al otro lado de la pantalla
Editorial: SM
Páginas: 128
Formato: Rústica
ISBN: 9788467556339
PVP: 7.65 euros
Edad: 14 a 18 años

Sara Roma

literariacomunicacion@yahoo.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: