Care Santos: «Los libros antiguos cuentan historias que van más allá de aquellas que contienen sus páginas».

Care SantosUna joven que hereda una antigua librería encuentra en ella un valioso secreto: un manuscrito escurridizo y caprichoso de una de las bibliotecas particulares más exclusivas de Barcelona y que otros desearán poseer. Un relato que recorre desde la Barcelona napoleónica hasta hoy. La novela se titula El aire que respiras (Planeta, 2013). Su autora es la misma que consiguió vender 70.000 ejemplares con su anterior novela, Habitaciones cerradas, un éxito que ha traspasado nuestras fronteras. Nos referimos a Care Santos con quien vamos a hablar sobre el proceso creativo de esta obra que promete ser tan exitosa como la anterior.

−Care, para la presentación de esta entrevista, he hecho una sinopsis muy reducida de El aire que respiras, porque quiero que sea usted quien nos hable sobre la historia que desarrolla en ella.

No es novela negra aunque sí tiene un misterio. Creo que no se puede leer nada donde no leas espoleado por el “¿qué va a ocurrir?”. Esa es mi misión. Y esta novela recorre un amplio periodo de tiempo en el que los protagonistas absolutos son esos libros robados, una colección especial de libros eróticos que desaparecen de una biblioteca particular a principios del XIX, en el marco de las invasiones napoleónicas –de hecho se los lleva un general que se los quiere mandar a Napoleón− y a partir de ese momento los libros comienzan un recorrido azaroso donde todos los personajes de la novela están ahí porque de alguna manera también persiguen esos libros.

−La novela salió a la venta hace poco más de un mes y ahora anda metida en la vorágine de la promoción. Durante las presentaciones ha dicho a su público que hacía tiempo que soñaba con escribir esta historia pero que casi “hay que pedir disculpas por escribir sobre Barcelona porque con la cantidad de novelas que se han escrito sobre la ciudad es casi un género literario en sí mismo”. Qué gran verdad y como género cuánto éxito ha cosechado. Esto mismo lo hablábamos hace un mes con Sergio Vila-Sanjuán, ganador del Premio Nadal.

−Claro, además casualmente la novela de Sergio también lleva en el título la palabra “aire”; yo me siento muy identificada con todo lo que escribe Sergio. Y sí, parece que haya que pedir disculpas porque hay tanto escrito que cualquier lector de literatura reciente conoce un montón de ejemplos. No me refiero ya solo a Ruiz-Zafón o Ildefonso Falcones, sino también a Eduardo Mendoza o Vázquez Montalbán. Por lo que Barcelona es casi un territorio de ficción. Es una ciudad real, pero a la vez está construida a partir de los novelistas que hemos hablado de ella. En este sentido, Barcelona es lo que amo y lo que conozco, no me imagino escribiendo sobre muchos sitios más. Este es mi terreno natural.

−¿Cree que esta era la novela que los lectores estaban esperando tras el éxito de Habitaciones cerradas? ¿Qué hay en común entre esta y la anterior?

Es difícil saber lo que los lectores están esperando. Las listas de los más vendidos tienen un factor sorpresa a veces desconcertante. Solo hay que atender a estos últimos fenómenos como las Sombras de Grey porque nadie podría prever que eso era lo que las lectoras estaban esperando. Por fortuna no se puede prever. Y sí esta novela tiene algo en común con Habitaciones cerradas: la mirada, la estructura, el escenario y el tipo de personaje femenino. En esta novela los personajes femeninos tienen un peso muy específico porque esa es mi manera de mirar el mundo.

el-aire-que-respiras_9788408035534−Care su intención en El aire que respiras era contar una historia de libreros y de tráfico de libros. ¿Por qué decide ambientarla en un período histórico tan convulso como el XIX? ¿No le produjo cierto pavor?

Muchísimo. Sobre todo una vez comencé y me di cuenta de a qué me estaba enfrentando. He llegado a la conclusión de que los novelistas se atreven poco con esa época porque es tan compleja…Es un mosaico de ideas políticas que se van alternando y en España se plantean otros problemas como la cuestión dinástica de los Borbones que desembocó en las tres guerras carlistas o la desamortización de Mendizábal, que lo cambió todo. Pero ya hace años que le tenía ganas a una novela sobre la desamortización de Medizábal, un hecho que cambió completamente el panorama de las ciudades ya que al expropiarse tierras y bienes culturales, cambió la fisionomía de las ciudades. A mí me interesaba contarlo desde dentro; contar, por ejemplo, cómo afectó disponer de una plaza donde antes había un convento de clausura.

−Supongo que el trabajo de investigación debió ser tanto o más agotador que relatar la propia trama. De hecho, al final del libro incluye una especie de diccionario de personajes para explicar cuáles son reales y cuáles ficticios.

Bueno, agotador no porque para mí es muy gozoso. Yo tengo vocación de rata de biblioteca. Para mí la idea de la felicidad es un archivo o una biblioteca y un mes de tiempo. De hecho, me lo paso tan bien que tengo que ponerme un tope porque si no, no escribiría nada. Además las documentaciones son interminables. Para esta novela me concedí un año –que se alargó un poco más− y luego empecé a seleccionar ya que todo no tiene cabida y tampoco puedes cansar al lector demostrando lo mucho que has aprendido. Las novelas sobreabundantes en datos y documentación son pesadísimas. Si voy a leer una novela quiero que sea eso, no una monografía histórica. Por tanto, hay que equilibrarlo bien y saber reservarte información para no cansar. Ese es el verdadero trabajo.

−En definitiva, esta es una novela para quienes aman los libros y la buena literatura, y uno de los mensajes de la obra es que “Los libros nos hablan pero no todo el mundo los sabe escuchar”. ¿Eso lo dice porque hay una tendencia a leer de manera apresurada y por encima?

Sí, sin duda podría ser una de las lecturas y también porque los libros antiguos arrastran consigo una historia propia, además de la que cuentan, que muchas veces delatan: han pasado por distintas manos, llevan distintas firmas; hay propietarios que han dejado notas al margen o, si son libros muy valiosos, se puede seguir su trayectoria (se sabe quién los ha comprado, quién los ha perdido, dónde han sido robados…). Los libros antiguos cuentan historias que van más allá de aquellas que contienen sus páginas.

−Antes dijimos que la novela ha traspasado fronteras, en concreto se ha traducido a 18 lenguas. ¿Ha tenido conocimiento de estas traducciones? ¿Ha mantenido algún tipo de contacto con los traductores?

Sí, he mantenido una correspondencia fluidísima. Con algunos he establecido verdaderas amistades que me enriquecen porque en este caso hay un personaje italiano que le debe muchísimo a mi traductora al italiano de Habitaciones cerradas –que va a volver a serlo en esta−. Ha sido una relación maravillosa porque en el fondo los traductores aportan una mirada diferente sobre algo que es muy tuyo y que ellos necesitan volcar al idioma del país donde va a leerse y siempre te aportan muchas cosas; por no hablar de las anécdotas, que también las ha habido.

−En los últimos años se ha dedicado más a la novela de adultos, dejando a un lado la novela juvenil. ¿Tiene pensado retomarla?

−Por supuesto, nunca voy a dejar de escribir novela para jóvenes. La novela para adultos me genera más dudas, aunque cueste creerlo. Me cuesta más a veces encontrar el motivo por el cual tengo que seguir escribiendo para adultos. En cambio, para jóvenes, no. Yo adoro a los jóvenes que son unos lectores que me tratan muy bien y yo a ellos también −creo− y voy a seguir escribiendo para ellos mientras ellos quieran.

−¿Tiene ya planificada la siguiente novela? ¿Tiene un esbozo de trama?

−Sí no solo tengo el esbozo de trama, sino que ya he empezado a investigar. Ando en algo que encontré durante la documentación de El aire que respiras. Me apetecía tanto que no pude esperar y en seguida me volví a meter.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: