No es invisible

No es invisible. Marcus Sedgwick. Traducción de Julia Alquézar. Editorial Bambú. A partir de 13 años. 280 págs. 11,90€

                         “Si un hombre mira con agudeza y atención, verá la Fortuna, pero aunque es ciega no es invisible”, Francis Bacon (De la Fortuna, 1612)

No es invisibleComo sucedió con El curioso incidente del perro a media noche, de Mark Haddon (Ed. Salamandra), cuyo protagonista era un niño con síndrome de Asperger, nuevamente contamos con otro héroe (en esta ocasión heroína) que nos enseñará que quienes padecen algún tipo de discapadiad no son tan distintos de nosotros y, mucho menos, estúpidos. Sencillamente, quieren brindarnos la oportunidad de conocerlos mejor y acercarnos a su particular forma de percibir el mundo y vivir la vida. No es invisible, de Marcus Sedgwick, es toda una invitación.

Esta es la historia de Laureth, una adolescente ciega, cuyo padre, un famoso escritor ha desaparecido en Norteamérica. Todo comienza cuando una tarde, al comprobar la cuenta de correo de su padre —que le paga 20 libras mensuales y que puede realizar gracias a un programa informático—, le llama la atención un mensaje de alguien llamado Michel Walker que asegura haber encontrado el cuaderno negro que ha perdido el escritor. Se supone que su padre está en Suiza haciendo una investigación, pero el cuaderno ha aparecido en Queen´s, Nueva York. ¿Cómo es posible? ¿Le habrá sucedido algún incidente a su padre? ¿Qué contiene ese cuaderno negro que lo hace tan importante? Sin encomendarse a nadie, Laureth decide “secuestrar” a su hermano menor para que la guíe en su búsqueda. Su intención es no levantar sospechas ni llamar la atención, para hacerse pasar por una persona sin limitación visual.

Como si de Paul Auster se tratara, la narrativa del escritor se ve inmersa en temáticas azarosas y poco científicas como el efecto Pauli (la capacidad de algunas personas, con su sola presencia, de averiar equipos técnicos), la apofenía (encontrar relaciones y conexión entre sucesos que ocurren de manera simultánea) o la obsesión con ciertas cifras numéricas… En efecto, la novela surge de la idea de combinar dos obsesiones: las coincidencias y el número 354. Asimismo, es un homenaje a quienes investigaron con profusión y gran interés estos temas; nombres como Arthur Koestler (autor de Las raíces de la coincidencia); Carl Jung, que estudió la sincronicidad; Sigmund Freud o Edgar Allan Poe y su extraordinaria narración de Arthur Gordon Pym.

Marcus Sedgwick, que tuvo la oportunidad de trabajar con estudiantes ciegos en el New College de Worcester (la única escuela dedicada a los invidentes visuales en el Reino Unido), acierta al otorgar el protagonismo a este personaje chispeante y valiente, alejado de la clásica representación del desvalido. De hecho, la narradora protagonista reconoce que no le importa ser ciega, sino que la gente la trate como si fuese estúpida. El autor se mete de tal forma en la piel de Laureth, que ha tenido en cuenta no incluir ninguna descripción visual: lo que sucede a su alrededor se evoca a través del resto de sentidos para que el lector descubra otra manera de percibir el mundo a través de los olores, sabores, voces, temperaturas…

El amor, la esperanza, la valentía y el esfuerzo están encarnados en un personaje que logra hacer partícipe al lector de su mundo, mostrando la complicada rutina de un invidente para moverse en un entorno donde prevalecen las señales visuales, frente a las acústicas. A camino entre la novela de intriga y psicológica, No es invisible nos enseña que la discapacidad no define a las personas, sino la manera de conducirse en sus vidas.

Sara Roma

sararoma@literariacomunicacion.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: