Me lo llevaré a la sepultura

Me lo llevaré a la sepulturaAlgunas noticias y acontecimientos históricos suelen quedar vinculados en la memoria individual conun momento determinado de nuestra existencia. Quién no recuerda de manera viva cómo se enteró del atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York aquel fatídico 11 de septiembre de 2011 o el Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981.

Desde el año 2001, el Museo Malba de Buenos Aire lleva a cabo actividades orientadas al estudio y la difusión del arte contemporáneo latinoamericano. Memorias imborrables: Una mirada histórica sobre la Colección Videobrasil ha sido uno de los últimos proyectos en los que un grupo de de artistas ha evocado un acontecimiento histórico del que han sido protagonistas. Desde la “conquista” del Brasil por los portugueses hasta el golpe militar en Chile, la masacre de la Plaza Tiananmén en China o la guerra civil en el Líbano, incluyendo los atentados del 11S, la muestra ofrece un conjunto de historias que se mantienen vivas gracias a la sensibilidad y a la obra de incontables artistas como Akram Zaatari y Walid Raad (Líbano), Coco Fusco (EE.UU), Bouchra Khalili (Marruecos), León Ferrari (Argentina), Rosângela Rennó, Carlos Motta y Jonathas de Andrade (Brasil), entre otros.

Esta exposición se completa gracias a la colaboración del departamento literatura contemporánea que ha invitado a escritores e intelectuales contemporáneos a evocar aquel acontecimiento que les marcó y que recuerdan como protagonistas involuntarios. Así surgió Me lo llevaré a la sepultura, una obra inspirada en libros como I remember (1970), de Joe Brainard o el célebre Je me souviens (1978) de Georges Pérec.

Las historias de Me lo llevaré a la sepultura son recuerdos privados pero también políticos y sociales. Dividos en tres volúmenes, cubren un amplio arco temporal y geográfico, y hablan tanto de la crisis de los misiles soviéticos o la llegada a la presidencia de Evo Morales, como de un atentado de ETA. Ordenados a partir de la fecha que los mismos recuerdos sugieren, estos no se circunscriben a una cultura o un período determinado, sino que varían en relevancia y pertinencia, como lo hacen nuestros propios recuerdos. En cuanto a la extensión y la forma, los textos tienen entre una línea y una página y han sido publicados en el idioma en que han sido escritos, acompañados por una traducción al español o el inglés.
Los dos primeros volúmenes de Me lo llevaré a la tumba se pueden leer en formato pdf:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: