Adiós al porvenir

Adiós al porvenir (Carta a Ángel Ossorio). Manuel Azaña Ilustraciones de Manuel Flores. Prólogo de Vicente Ferrer. 240 págs. ISBN: 978-84-943625-4-5

portadaHace una semanas que, con motivo del aniversario del nacimiento en Alcalá de Henares de Manuel Azaña, se ha inaugurado en la Universidad de Alcalá la exposición Adiós al porvenir, dedicada a la figura del presidente de la República, que recoge las ilustraciones que Manuel Flores creó para la publicación del libro homónimo, editado por Media Vaca. Al igual que en sus anteriores colaboraciones editoriales, en sus dibujos vuelven a estar presentes el humor y la poesía de la Generación del 27 para exhibir la relación de Azaña con intelectuales de la época como Unamuno, Ramón Gómez de la Serna, Miguel Mihura, o López Rubio entre otros.

Adiós al porvenir es el título que resume la experiencia vital y sentimental de los últimos días de la República narrados por Azaña en la última y extensa carta que envió (fechada el 18 de junio de 1939) a su íntimo amigo, el prestigioso abogado y jurista, Angel Ossorio, quien residía en Buenos Aires, país al que se exilió y donde formó parte del gobierno de la República en el exilio presidido por José Giral. Parece que la amistad entre ambos se forjó a raíz de la defensa y del apoyo al presidente durante su encarcelamiento en 1934. De hecho, el editor, Vicente Ferrer, autor del prólogo de este volumen, observa «que, a pesar de sus diferentes posiciones y de algunas disputas puntuales, les unía a ambos una corriente de simpatía».

En el momento de la redacción de la carta, Azaña se encontraba en la población francesa de Collonges-sous-Sàleve, adonde se había trasladado con parte de su familia. Las páginas de esta «crónica abreviada de quince días», como así la definió Santos Juliá, y que se  recoge en su volumen de obras completas, son una especie de diario en el que Azaña confía a su amigo cuál fue su posición a la guerra y cómo se esforzó por alcanzar una paz negociada que evitara mayor derramamiento de sangre. Uno de los aspectos más interesantes de este documento es que nos permite conocer de cerca la figura de una persona imprescindible en la historia de España y que poco tiene ya que ver con aquel hombre inteligente y locuaz que se desvivió por crear una República cuyos principios básicos fueran la justicia y la libertad que amparase a todos los españoles. A través de estas páginas se intuye al hombre hundido que, con una indiferencia estoica, como Sancho Panza, afirma: «Desnudo nací, desnudo me hallo, ni pierdo ni gano».

exposicion-1

Créditos de imagen: Manuel Flores.

La primera parte de la misiva, la dedica a contarle a Ossorio cómo fue aquella desbandada hacia la frontera de la Junquera: un tapón humano de 15 kilómetros, donde se mezclaban la desesperación, el pánico y los saqueos, con las muertes de frío y los nacimientos que se producían al borde de las cunetas. A continuación, dedica numerosas páginas a explicar su férrea defensa por alcanzar una paz y su distanciamiento con lo que pretendía Negrín («no quería hacer nada que equivaliese a reconocer que la guerra se había perdido sobre el terreno») o con la suerte que podrían correr las obras del Museo del Prado: «El Museo del Prado –le dije en una ocasión– es más importante para España que la República y la monarquía juntas». Manuel Flores lo ilustra simbólicamente con su visión del Triunfo de la Muerte, la pavorosa pintura de Pieter Brueghel el viejo, que salió en 1937 del Museo del Prado.

En efecto, para Azaña salvaguardar el patrimonio cultural español era una de las empresas más importantes en aquellos días y por la que fue criticado. Quizás entre los pocos que apoyaban su postura se encontraban aquellos hombres de letras, escritores, artistas y pintores, con quienes trabó amistad y a quienes les dedica buena parte de sus ilustraciones, Manuel Flores: «Curiosamente, mientras los poetas de la generación del 27: Lorca, Salinas, Alberti, Guillén, Prados, Altolaguirre, Cernuda, Aleixandre, Alonso y un largo etcétera […] son, desde hace tiempo, figuras habituales en los manuales de literatura, siendo (casi) todos ellos exiliados, a los humoristas, que habían permanecido en el país y que se mostraron obedientes al nuevo régimen, no les fueron tan bien las cosas. Siempre fueron sospechosos a ojos de los vencedores», señala Vicente Ferrer en el prólogo.

El escritor Max Aub consideraba «aprovechados» a quienes, habiendo saludo la llegada de la República, le habían dado la espalda para obtener los favores de unas más poderosas amistades, como hicieron Edgard Neville, López Rubio o Enrique Jardiel Poncela, quien, en 1947, redactó una carta al periodista mexicano de María y Campos (que no llegó a concluir y, por tanto, no envió pero se publicó de manera póstuma) en la que explicaba su postura ante la guerra y lo que fue la República. ¿Por qué se aliaron con franquistas y falangistas aquellos humoristas que no se consideraban ni de izquierdas ni de derechas? Puede que por miedo.

jardin

Créditos de imagen: Manuel Flores.

La última parte de la carta se dedica a la última jornada en España, la del sábado 4 de febrero, cuando ya se había perdido Gerona y comenzó la evacuación de Figueras y su decisión a marcharse a Francia. El presidente Azaña y sus acompañantes habían atravesado la frontera a pie el 5 de febrero de 1939. El Gobierno pidió a Azaña que regresara, pero este se negó por no contribuir a la prolongación de la guerra. El 18 de junio escribe su carta a Ossorio desde la villa La Prasle, en la población de Collanges-sous-Salèvens, a 8 km. de Ginebra. Posteriormente, el 19 de enero de 1940, le escribirá otra más breve. Quizás, fuese la última. Azaña fallecería el 3 de noviembre de ese mismo año.

La exposición Adiós al porvenir puede visitarse  en el Claustro del Colegio de San José de los Caracciolos (calle Trinidad, 3 y 5 de Alcalá) hasta el 10 de febrero.

Sara Roma,

literariacomunicacion@yahoo.es 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: