Corazón tan blanco

mariasCuando Javier Marías (Madrid, 1951) publicó Corazón tan blanco en 1992, no alcanzaba a imaginar el éxito internacional que le grangearía y los numerosos premios que recibiría*. En aquella época era un escritor de cierto prestigio, pues llevaba a sus espaldas varias obras, entre ellas, Los dominios del lobo (1971), Travesía del horizonte (1973), El hombre sentimental (1986) y Todas las almas (1989) y, tras pasar por varias editoriales, parecía que Anagrama apostaba por él definitivamente, hasta que un acalorado cruce de acusaciones entre Jorge Herralde y el escritor, acabó con la que parecía una fructífera relación editorial.

No recuerdo cuándo la leí, pero con toda seguridad fue posterior a 1998, el año en que descubrí a este autor con la lectura de Todas las almas, gracias al profesor Manuel Alberca, quien impartía aquel año la asignatura Narrativa literaria en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de Málaga. Desde entonces, no he dejado de leer a Marías.

De aquella primera edición han pasado veinticinco años y para celebrarlo Alfagura rescata esta obra con dos ediciones especiales: una, acompañada de un volumen adicional que da cuenta del fenómeno editorial, con imágenes del manuscrito corregido por el autor y algunos documentos sobre la historia editorial de la novela tanto en España como en el resto del mundo y otra, en tamaño bolsillo, acompañada de Macbeth, pues, desde su mismo título, Corazón tan blanco es un continuo homenaje a esta tragedia de Shakespeare.

«No he querido saber, pero he sabido que una de las niñas, cuando ya no era niña y no hacía mucho que había regresado de su viaje de bodas, entró en el cuarto de baño, se puso frente al espejo, se abrió la blusa, se quitó el sostén y se buscó el corazón con la punta de la pistola…»

La novela arranca con el recuerdo de un suceso que el narrador protagonista, Juan Ranz, solo conoce de oídas, y que viene a su memoria ahora que está recién casado y emprende su viaje de novios a La Habana. Desde el balcón de su hotel verá a una mujer desconocida que espera en la calle y que durante unos segundos lo confundirá con la persona con quien se ha citado. A partir de entonces, Ranz sentirá un creciente e inexplicable malestar («presentimientos de desastre») ante su recién inaugurado matrimonio (se siente desvalido porque no desea que la comodidad o la rutina acabe con la relación), e intuirá que la explicación tal vez esté en el pasado y, por tanto, en su propio origen, pues su padre tuvo que casarse tres veces para que él pudiera nacer. Sin embargo, el narrador de esta novela prefiere no saber, consciente de lo peligroso que resulta escuchar y de que, una vez oídas las cosas, ya no pueden olvidarse.

25 aniversario Corazón tan blanco.jpg

A la génesis de Corazón tan blanco pero sobre todo a la de Todas las almas se refirió Marías en otro libro que para mí es uno de los fundamentales para conocer y comprender su extensa narrativa: Negra espalda del tiempo (1998). En este volumen comenta anécdotas, como la referente al capítulo centrado en el profesor Villalobos, que en un principio se llamaba del Diestro, y que por empeño de su amigo, el académico Francisco Rico, hubo de cambiarle el apellido.

«El profesor del Diestro de Corazón tan blanco pasó a llamarse Villalobos, el apellido de una profesora gruñona de mi colegio, el Estudio de la calle de Miguel Ángel en su número 8, en Madrid y en los años sesenta, como Del diestro había sido elegido por ser también el apellido de otra risueña, Carmen García del Diestro, la señorita Cuqui que se maquillaba mucho y fumaba sin cesar en clase o más bien se le consumían entre los dedos los cigarrillos manchados de rouge mientras nos leía a los clásicos con teatralidad entusiasta».

En esta novela, esencial de la narrativa española contemporánea, están presentes los grandes temas de la narrativa de Javier Marías (el secreto, la sospecha,  la traición, la delación…) y una enérgica prosa, con extensas oraciones subordinadas, llena de digresiones y elipsis, y donde la acción se engarza con la reflexión.

Corazón tan blanco sigue estando vigente porque es la representante más fiel del estilo y la técnica que ha mantenido a lo largo de toda una trayectoria literaria que ha culminado con obras magistrales como la trilogía Tu rostro mañana (Fiebre y lanza 2002; Baile y sueño, 2004; Veneno y sombra y adiós 2007). La universalidad y el valor intemporal de los temas tratados y la prosa maestra de su autor conectan con el lector actual de manera idéntica a como lo hizo en el momento de su publicación.

*Corazón tan blanco se ha editado en 44 países yha sido traducida a 37 idiomas, con 2.300.000 ejemplares vendidos en todo el mundo

Sara Roma,

literariacomunicacion@yahoo.es 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: