Sudestada

Sudestada, aguas turbias. Minina Santana. ExLibric editorial, 2017. 256 pp. ISBN: 9788416848935. 14,50€. 

Fue en Mar del Plata, a partir de un curso de escrituraSudestada creativa en Villa Ocampo, la vivienda de la escritora Victoria Ocampo, cuando Minina Santana (1943) comenzó a materializar una afición que se ha concretado en su ópera prima, Sudestada (ExLibric, 2017), una novela que cuenta la historia de dos alemanas judías que llegan a Argentina huyendo del Holocausto nazi. Una vez allí, Frau Hilde y su nieta, Ana Frenkel, descubren que han sido víctimas de un engaño: la parcela que han comprado para vivir en calma está en una isla del Delta del Paraná, a 50 kilómetros de la capital. La vida empieza a complicarse en una geografía desconocida y hostil, amenazada por las crecidas del río. Aunque ese no será el único escollo que tengan que salvar, pues a la zona están llegando alemanes nazis ayudados por el presidente Juan Domingo Perón.

A la lucha de poderes, las misiones que van surgiendo y los cambios sociales y económicos del país, se suma la muerte de la primera dama, Eva Duarte, con quien traba amistad la protagonista. Todo ello hace que la situación se vuelva peligrosa y confusa para Ana.

¿A qué genero se adscribe Sudestada? ¿Es una novela del Holocausto? ¿Es una novela histórica? ¿Acaso romántica? No se corresponde a ninguno de estos géneros, pero contiene los tres ingredientes de una manera proporcionada dejando al margen lo escabroso y que, como ya de sobra es conocido por todos, sería innecesario y serviría solo para alargarla. En este sentido, coincido con Martínez Alfaro en afirmar que el Holocausto va más allá de lo que ocurrió en los campos de exterminio; son también los boicots, la emigración, las falsas identidades asumidas y la vida en guetos. Sin embargo, la etiqueta que se le asigne a la novela no es tan trascendente como su narración y la manera en que los hechos se engarzan en esta historia de estructura circular.

Sudestada es una novela completa porque conjuga los tres elementos definitorios de cualquier obra. Es una novela de acontecimiento porque la intriga está concentrada y perfilada desde el principio hasta el final. Además, es una novela de personajes porque en torno a la protagonista, Ana, orbitan otros secundarios que la proyectan y la perfilan como finalmente la conocen los lectores: la abuela Hilde; Moro, el psiquiatra jubilado que atiende a los isleños y Roque, su amigo fiel. Por último, también esta es una novela de espacio, las islas del Delta del Paraná a las que Minina concede un protagonismo adminículo que justifica la historia.

No solo por su género (novela romántica), sino por su estilo, Sudestada está dirigida a un público no necesariamente femenino que busque una lectura amena, sentimental y, por momentos, lacrimógena. Las intrigas y la trama están construidas en base a una narración demasiado ágil —por lo que algunas veces no se justifica o explican algunos avances en la historia—  soportada sobre las formas discursivas propias de este tipo de libros: muchos diálogos, alternados con la suficiente narración y descripción para que no decaiga la atención, y unos personajes fuertemente caracterizados sin caer en el estereotipo del villano y la heroína.

Minina Santana ha escrito este relato jugando con dos voces narrativas, con un estilo envolvente pero en absoluto barroco y con un ritmo demasiado ágil, con el que conduce al lector a lo largo de las páginas a través de esta historia de misterio, amor y traición.

En definitiva, el Holocausto y la Segunda Guerra Mundial son más bien el punto de partida y la génesis de una historia sobre la naturaleza humana protagonizada por dos personajes paralelos y antagónicos que aprovechan las segundas oportunidades que les brinda la vida de manera distinta.

Sin embargo, la novela presenta algunas limitaciones, empezando por el subtítulo de la obra que no aporta información; Sudestada es de por si un título suficientemente atractivo. Por otra parte, en la historia aparecen algunos errores temporales (baile de fechas) que con una adecuada corrección de estilo no habrían pasado desapercibidos. Precisamente, la obra  adolece de una falta de corrección ortotipográfica y de estilo: tildes; puntuación defectuosa; repeticiones de palabras; vocativos sin separar mediante comas; errores de concordancia verbal; queísmos (debido a la supresión de la preposición “de”); desconocimiento de las preposiciones que rigen determinados verbos…

Sara Roma,

literariacomunicacion@yahoo.es

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: