El arte se inspira en el desastre

Tal día como hoy se conmemora “La desbandá”: el asesinato de miles de civiles que huían en 1937 de la provincia de Málaga (ocupada ya por las tropas franquistas) a Almería, zona aún republicana. Se calcula que aquel bombardeo civil, el acontecimiento más trágico de las guerra civil en nuestra provincia, causó entre 3000 y 5000 víctimas. 

9788498952322_l38_04_hEl arte se inspira en el desastre. Nuestro particular Guernica ha centrado numerosos libros, tanto de Historia —como el más reciente, Yo estaba allí (Ediciones del Genal, 2017), un estudio coral coordinador por el profesor de la UMA, Fernando Arcas—, como de ficción literaria —La desbandá (Ed. Roca, 2008), de Luis Melero).

Coincidiendo con el aniversario de este trágico éxodo e inspirado en él, hace unos años el poeta Antonio Jiménez Millán escribió un poema que aparece incluido en su último libro,  Biología, historia (Visor, 2018), y que está dedicado al profesor Arcas.

UNA CONFERENCIA

“Ahora la estupidez sucede al crimen”
Luis Cernuda

A Fernando Arcas Cubero

Pasaron por aquí hace ochenta años,
huyendo en desbandada.
El frío de febrero,
el mar grisáceo,
los aviones siguiéndoles:
sangre y más sangre por las torrenteras,
sangre por los desmontes,
por los acantilados y las playas,
allí, en la carretera de la muerte.

Estoy en una clase,
delante de un grupo de adolescentes.
Hablo de los poetas de aquel tiempo,
de la fidelidad y del exilio,
de todas las palabras
que nunca consiguieron derrotar
los asesinos.
Ellos no dejan de mirar los móviles,
se hablan en voz baja,
intercambian quién sabe qué secretos.
Algunos de sus abuelos, tal vez,
fueron supervivientes de aquel trayecto infame
entre Málaga y Almería.

Ya en casa, miro las noticias.
El olvido se suma a la maldad de entonces,
también la indiferencia o la mentira
que se ocultan detrás de la palabra patria.
Pateras, alambradas, bombardeos
y gente que huye ahora de otras guerras.

Aquella carretera ya no existe:
sólo restos de asfalto, viejos túneles
que se vislumbran desde la autovía.
Su huella fantasmal evoca un crimen,
y algo mucho peor:
me recuerda el presente.

AJM (“Biología, historia”, 2018)

Esta mañana he hablado a mis alumnos de Secundaria del IES Victoria Kent de esta tragedia. Les he leído el poema de mi admirado Jiménez Millán (curiosamente ellos han estado atentos y expectantes) y les he contado que mi abuela paterna era una de esas miles de personas que salió huyendo desde Marbella y que estuvo allí. Les he hablado de lo extraordinario que puede ser el azar, de lo caprichosa que suele ser la fortuna. Ella tuvo una corazonada, un pálpito. Pidió a su hermana y a su familia que regresaran, que abandonaran la carretera y volvieran sobre sus pasos.

Dice Manuel Vilas en Ordesa (Alfaguara, 2018) que «necesitamos creer en el pensamiento mágico, porque es consustancial al ser humano suponer que existe voluntad y razón en los hechos, y que hay arte del destino» y que «los hechos terribles son decisivos a la hora de que nuestra vida pueda ser contada, narrada».

En ocasiones, sobre todo en días como hoy, pienso en ello y me imagino cómo debió ser, cómo pudo tomar esa decisión, cómo logró convencerles, cómo consiguió apartarse, alejarse de lo que hacía la mayoría; tantas personas que se marchaban no podían estar equivocadas. Entonces imagino a mi abuela como la mujer valiente, abnegada y resignada que fue. Una mujer que con diecinueve años empezaba a comprender aquello de “que la vida iba en serio” y a veces es ella la que te lleva por delante.

Sara Roma,

literariacomunicacion@yahoo.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: