Alianza Cien

A principios de la década de los noventa del siglo pasado, la editorial Alianza tuvo la genial idea de lanzar una colección de títulos que gozó de un importante impacto cultural en la sociedad española. Bajo el nombre de “Cien”, la editora publicaba un centenar de obras breves al módico precio de veinte duros, cien de las antiguas pesetas. Se cumplía así una de las premisas del marketing: precio de bolsillo para literatura de bolsillo. Nunca leer había sido tan barato y había ocupado tan poco espacio.Los que nos curtimos como estudiantes y lectores en aquella época aún la recordamos como un emblema de aquella época y es raro que en la biblioteca de mis allegados amigos lectores no se encuentre al menos un ejemplar de esta colección.

20200216_110029Hace unos días Miguel Urda me visitó para hablar de un proyecto literario, pero no vino solo con sus papeles. Me avisó de que me traía algo especial que sabía que me haría ilusión. Supuse por las señas que era algo para la casa que inauguramos hace un año, aunque no sospechaba que además de decorar me traería tan gratos recuerdos.

Se trataba de la colección completa de Alianza Cien en una vitrina, todo un objeto de coleccionista. «Al comprarlo me di cuenta de que le falta un volumen. No recuerdo cuál», me dijo. Lo miramos atentamente y descubrimos que era el 13. Entonces, Miguel espetó una original deducción: «Puede que su dueño fuera supersticioso y lo quitara de la colección». Quizás, pensé, lo estaba leyendo, se lo quedó como recuerdo o lo dejó prestado y nunca más regresó a las manos de su propietario. Fuera como fuese, no le dimos mayor importancia y nos pusimos a trabajar, que era para lo que habíamos quedado en casa.

20200216_105953Cuando se hubo marchado, limpié la caja, encontré su altar adecuado,  sobre un mueble junto a mi mesa de trabajo, y me recreé detenidamente en cada uno de los ejemplares. Algunos me sonaban de haberlos visto; otros, de haberlos leído en ediciones diferentes. Me acordé entonces, del dichoso número 13 y fui a Internet a buscarlo.

 

20200216_110147Mi sorpresa fue mayúscula cuando descubrí que se trataba de La dama de Urtubi, de Pío Baroja. Aquella portada, aquel título, sin duda, me sonaban. Es más, estaba segura de que había estado en casa de mis padres. Quizás estaba más cerca de lo que sospechaba. Me levanté y fui directa a la balda de las obras de pequeño formato. Allí estaba, esperando, junto a títulos de la colección teatro Alfil.

 

¿Qué posibilidades existen de que tengas en casa el número que le falta a una colección de cien ejemplares? ¿Qué probabilidad hay en el mundo de que ese, solo ese, esté en tu estantería esperando desde hace veinticinco años a ser devuelto a su lugar preciso? Estoy convencida de que esta coincidencia austeriana es una señal.

Sara Roma

literariacomunicacion@yahoo.es

Un pensamiento en “Alianza Cien

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: