Línea de sombras

licc81nea-de-sombrasAntonio Jiménez Millán  reivindica la poesía en prosa con Línea de sombras, un libro editado por la Fundación Huerta de san Antonio de Úbeda con el que mantiene el ritmo productivo que se ha impuesto desde hace años. El título podría recordar a la novela de Joseph Conrad, incluso a uno más reciente de Lorenzo Silva. En realidad debe su nombre a un poema perteneciente a Ventanas sobre el bosque y que alude a la engañosa calma que proporciona la habitación de un hotel, como la de aquel Francia y París, que se ocupa durante una noche, pero deja una leve huella en sus huéspedes.

Línea de sombras nació en un principio como una obra que aglutinase los poemas dedicados a su ciudad natal, Granada. Aún estaba reciente Biología, Historia, así que esta idea pronto quedó descartada al comprobar que apenas tenía inéditos. Ahora bien, cabía la posibilidad de rescatar algunos de los poemas en prosa que nunca vieron la luz y de incorporar otros que sí habían sido publicados.

El poema en prosa en su generación no es tan frecuente. Álvaro Salvador tiene alguno; Javier Egea no llegó a escribirlos. En cambio, Jiménez Millán ha sido fiel desde que comenzó a escribir en 1975, cuando tenía 21 años. Deudor de la influencia vanguardista francesa, reconoce que «muchas veces he empezado un poema en verso y al final se ha convertido en uno en prosa; o a la inversa». La prosa permite mayor libertad de ritmo narrativo, lo obliga a alejarse del endecasílabo, del heptasílabo y del alejandrino, esquemas métricos usuales en sus obras.

Las producciones que abren el volumen corresponden a la época de Restos de Niebla, a principios de los años ochenta, y finalizan con el inédito Noche en París (2018-2019). Estos poemas próximos al microrrelato o las estampas pictóricas nacen de un nombre robado, de una experiencia en la librería Shakespeare and Company o en la Ópera Garnier de París. Cada texto tiene su tiempo y una historia personal que sigue los postulados de Marc Jacob: la brevedad como requisito principal.

Dicen que las lecturas nunca son las mismas y que dependen mucho del estado de ánimo y del tiempo en que se descubren. Para mí, tiene especial resonancia “Casa en Calafell”, el poema homenaje a Carlos Barral a quien conoció tres años antes en el acto dedicado al grupo poético del 50 que se organizó en Granada y al que visitó en su casa de la costa tarragonesa junto al también poeta Pere Rovira. Fue precisamente una Semana Santa de 1989; Barral moriría en diciembre de ese mismo año. Este poema evoca esa casa de persianas azules y su apego al litoral catalán, pero sobre todo es una reivindicación de su poesía y de su prosa simbolizada en esa casa frágil que ya empezaba a desmoronarse.

Otro poema sugerente es “Night Shadows”, inspirado en un cuadro poco conocido de Edward Hopper: la imagen a plumilla de un hombre bajo un farol. Hopper es uno de los pintores favoritos a los que honra en este volumen, pero no el único. David Hockney también se pasea por estas páginas en el magistral “Ciudad de invierno” y el fotógrafo húngaro André Kertész que ilustra con una escena de Montmartre su “Noche en París”.

“El pasajero”, dedicado a Olga, rememora la antigua vía  del tren que llegaba a Vélez-Málaga, cuyos túneles se conservan entre la Cala de Moral y Rincón de la Victoria. Su protagonista es un pasajero invisible, sin identidad conocida, que pasa desapercibido como una sombra que recorre las calles de noche de invierno cargando una maleta de secretos y quimeras.

De Clandestinidad (premio Generación del 27) rescata un poema escrito al calor de los atentados del 11 de marzo de 2004. Entonces no hubo reacción unánime por parte de las editoriales y decidió escribir dos poemas en verso que al final evolucionaron a prosa, acomodados al ritmo narrativo que marcaban las circunstancias del momento.

Finalmente, mención especial merece la selección de Noche en París, los diez poemas inéditos con los que cierra el volumen.

Justo Navarro considera que se trata de un libro construido según la arquitectura secreta del tiempo, cuyas líneas conducen siempre a una ciudad despoblada edificada por el azar, los encuentros y desencuentros, como ratifica en “La noche de los fuegos” o “Noche en París”.

Es difícil hablar de un hilo conductor o de una temática común. Poco importa porque el atractivo y sugerente estilo de Jiménez Millán consigue crear una atmósfera irreal, onírica y envolvente que atrapa al lector y lo anima a leer estas historias sin demora. Son solo el inicio de relatos abiertos que invitan a la continuidad.

A veces tenemos la impresión de que construimos nuestra biografía o identidad mediante las relaciones fugaces y precarias que establecemos en el amor o en el trabajo. Sin embargo, la biografía y la obra se forjan con escenas puntuales que en su momento pasan desapercibidas. Es como un cuadro pintado con la técnica del puntillismo: solo la distancia revela la forma tras la gama de tonos.

Jiménez Millán ha recatado estos poemas que en su día fueron apartados, dándoles una oportunidad. Lo sorprendente es que ofrezcan una interpretación tan actual y atemporal. Parece como si desde siempre hubieran conocido y esperado su destino oculto. Estos textos, como instantáneas, reproducen recuerdos fragmentarios que componen un collage. Esta imagen da vida a otra nueva que ofrece un significado especial para estos días de confinamiento. 

Sara Roma,

literariacomunicacion@yahoo.es

2 pensamientos en “Línea de sombras

  1. Querida Sara, te agradezco esta reseña y su recomendación. Es muy interesante la originalidad y el atrevimiento por mucho que nos aparten de lo comercial. Son tiempos difíciles para los escritores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: