Los asquerosos

Los asquerosos. Santiago Lorenzo. Blackie Books. Barcelona. 2018. 222 páginas. 21 €

Hace unos días se cumplieron dos años de la publicación de Los asquerosos (Blakie Books), cuarta novela de Santiago Lorenzo (Portugalete, 1964) que le ha reportado un prestigio y una acogida que sigue creciendo (ya cuenta con su propia representación teatral y una próxima adaptación cinematográfica). 

Portada de Los asquerosos

La novela se enmarca en un contexto sociotemporal real y actual: centro de Madrid, segunda década del siglo XXI. Manuel trabaja como agente en un centro de servicio telefónico y vive de alquiler en un modesto piso por el que paga más de lo que vale. La realidad lo abruma y lo empacha. Asiste como un espectador a la contemplación de una naturaleza protagonizada por una fauna española a la que por desgracia nos estamos acostumbrando desde hace muchos años: jefes abusones como el suyo que le paga una miseria y acaba despidiéndolo; caseros como el suyo («un cacas, un tacaño, un gañotero», al que no se le ocurriría solicitar la reparación de un radiador o un grifo) que alquilan saltándose las leyes de código de arrendamientos urbanos; empleados, como sus compañeros, dispuestos a trabajar para una empresa de telecomunicaciones que engaña y estafa a sus consumidores; vecinos incívicos, etc. Pero Manuel no es menos raro ni está tan alejado de lo que reprueba, pues es un personaje atípico, extraño, asocial… Un tipo al que no querríamos tener ni como compañero de trabajo ni, mucho menos, como vecino. 

Su insustancial vida se ve alterada cuando un día se defiende de un policía que lo confunde con un manifestante. Manuel forcejea en el interior de un portal, pero llega demasiado lejos. Como le obsesiona y le amenaza la idea de que ha matado a un agente, comienza a urdir un rápido plan para huir a algún lugar alejado y apartado, donde ganar tiempo y evitar ser encontrado: un pueblo abandonado de la profunda meseta castellana. Es entonces cuando llega a Zarzahuriel y se establece en una de las viviendas abandonas. Será su tío, narrador de la historia, quien lo encubra y le mande semanalmente provisiones.

Cuando por fin encuentra la paz, el estado vital que siempre había ansiado Manuel, llegan a Zarzahuriel unos zombis, a los que él llama los Mochufas, con una capacidad de conjuro tal que podían convertir en enemiga el hacha amiga” (p. 138). Eran lo que Manuel definía como “las hebras de filete que hay que extraer de entre los dientes porque si no carian la boca”. Es la memoria genética la que nos avisa que ese cuerpo extraño debe ser extraído para evitar futuros dolores. Pues eso es lo que concluye Manuel: los Mochufas deben desaparecer para garantizar su principio de conservación en aquel medio.La novela gana avanzada más de la mitad, cuando relata cómo su tranquila y anodina existencia en Zarzahuriel se ve alterada por la colonización de los Monchufas, una familia de zombis que con su residencia de fin de semana alteran la libertad condicional y colonizan y pudren el resto de la semana de Manuel. Con el trágico episodio del portal de la calle Montera, Manuel ganó Zarzahuriel, a costa de un poco de angustia y otro de huida. Con los Monchufas, sin embargo, “perdía el Zarzahuriel mismo, lo felizmente ganado”.

Santiago Lorenzo. Foto de Cecilia Diaz Betz

La historia es buena y epatante pero los golpes de efecto están desequilibrados. Santiago Lorenzo pierde mucho tiempo en la primera mitad del libro: se excede describiendo el quehacer diario de su protagonista y aprovecha el giro dramático que aportan a la acción los mochufas para vomitar sobre el papel todo el sarcasmo y la ironía de la que hace gala. La mejor expresión de los asquerosos está encarnada en la Mochufa, una familia prototipo madrileña que se dedica a ensuciar la vida de los demás con los motores de sus coches, con sus artilugios eléctricos, con sus sistemas de calefacción anticipado, con su existencia domotizada, con un léxico que los delata a la legua y un deseo de aparentar que la vida es maravillosa y que son la personificación de la diversión.

El autor consigue que al final le tomemos tirria al protagonista —que para eso es una crítica— pero, ¿qué sabemos del narrador? Nada. ¿Acaso es verosímil que alguien que malvive con una situación precaria, una hipoteca y una manutención que debe pasar mensualmente, puede destinar todas sus energías a encubrir a su sobrino? Habría sido mucho más efectista si Santiago Lorenzo hubiera realizado una narración alterna aprovechando el relato en primera persona de Manuel y el de su tío como narrador externo y evitar ciertos deslices con el narrador omnisciente.

Pero, al final, la novela consigue enganchar al lector. No obstante, para mi gusto, sobra la última moraleja y epílogo futurista. Es mejor que cada cual ponga su punto y final a esta historia antiutópica, de un modelo social que más nos valdría que estuviera en vías de extinción.

En cualquier caso, el mensaje de la novela, que aporta una fructífera complaciente lectura, es  mucho más que todo eso: una crítica social al sistema y al estilo de vida. Santiago Lorenzo, como ya hizo Un buen día lo tiene cualquiera, retrata un problema colectivo: la incapacidad, afectiva e inmobiliaria para encontrar un sitio en el mundo.

Sara Roma,

literariacomunicacion@yahoo.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: