Premios VIII edición Marbella Activa

El viernes 26 de noviembre celebramos en un emotivo acto en el Centro Cultural Cortijo Miraflores, la entrega de premios de la VIII edición del concurso de relatos Marbella Activa. Contamos con la asistencia de los tres ganadores, a quienes pudimos dar la enhorabuena: Alberto Puyana Domínguez, de Puerto Real (Primer premio por “No dejaré que me lleven”; Andrés Nortes Navarro, de Caravaca de la Cruz (Segundo puesto con el relato “La paciente”) y Agustín García Aguado, de Madrid (tercer finalista, por “La chica del helado de tres bolas”).

Una vez más esta convocatoria no hubiera sido posible sin la apuesta decidida de nuestros patrocinadores, la Fundación Fuerte, a la cabeza con su vicepresidenta Isabel Luque; Talleres La Ermita, así como la colaboración de Marta Lima Molina encargada de la edición de la cartelería y maquetación del libro de esta VIII edición, que saldrá a principios de año con los diez relatos finalistas de esta edición.

Los premiados junto a los miembros del jurado, patrocinadores y la delegada de Cultura, Carmen Díaz

Comparto la semblanza y crítica de «La paciente», de Andrés Nortes Navarro a quien presenté. Natural de Ceutí (Murcia), pero afincado en Caravaca de la Cruz (Murcia), es funcionario del Cuerpo de Inspectores de Educación de la Región de Murcia, trabajo que compagina con sus dos grandes pasiones: la dirección musical de un grupo de rescate e interpretación de folklore y la creación literaria.

No es fácil dedicar unas líneas a unos textos sobre los que no se puede añadir mayor explicación que la que está contenida en ellos mismos. Afortunadamente el relato adquiere realidad tan solo en el espacio de la ficción literaria en el que se encuentran autor y lector. Es en ese instante y lugar preciso, a través de la página, donde se descubre la verdadera intención del escritor: expresar mediante palabras lo que a él o ella se les impone como una aparición, una visión que se abre camino a través de la historia.

¿Puede dar un dentista un perfil de delincuente? Esa es la cuestión, el punto de partida, que bien podría haber originado esta historia firmada por Andrés Nortes Navarro, un relato de misterio de una estructura y equilibrio irreprochable, en el que la palabra y su atributo están perfectamente escogidos. Desde el arranque de la historia, el ambiente y la composición de la trama de La paciente, se presenta como una tentación irresistible.

Sara, la narradora protagonista, tiene la capacidad de colarse en el lugar que más le conviene para narrar desde el ángulo imposible, sabedora de que la perspectiva importa. Sara se gana la vida persiguiendo a maridos infieles, sin embargo el encargo de investigar a su propio dentista, desplazándose a un congreso médico en Marbella, le concederá el indulto que se merecía su propia vida.

Sara es una narradora testigo que tiene la facultad de descubrirnos al vividor, al embaucador y al seductor de su dentista, al mismo tiempo que se revela como un personaje mucho más interesante: una mujer quebrada y vapuleada por los golpes de la vida y de las relaciones tóxicas y que acabaron por arrojarla a las garras del alcohol y de las drogas. Su voz es múltiple y sugerente: a veces parece mostrarse épica, otras lírica, incluso cómica…

El relato La paciente, va creciendo gracias a los distintos grados de tensión que contiene la historia: de la intriga, al miedo hasta llegar al terror. Sí, porque lo peor que puede pasarle a quien logró superar el miedo a ir al dentista, es acabar siendo perseguido por él mismo.

Sara Roma,

literariacomunicacion@yahoo.es

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: