El hombre perpendicular

A Aidan le gustan los números, las cifras. Piensa en cifras como las mil cuatrocientas mañanas que lleva despertándose junto a Eileen o las veinticuatro veces que cada tarde se lleva el tazón de café hasta sus labios mientras escribe. Pero Aidan prefiere pasar desapercibido porque se considera un hombre normal, “a pesar de tener […]