Un porvenir posible

Resulta que dos personas gravitan, cada cual por su lado, por la superficie del globo, están como perdidas en los millares de calles, de una ciudad como Nueva York. Y el Destino hace que se conozcan. Y, unas horas después, están tan ferozmente soldadas una con otra, que la idea de separación les resulta intolerable. […]